Prestigio vs Mercado
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

El abandono del Sáhara por España y el mito de la transición democrática

Ir abajo

El abandono del Sáhara por España y el mito de la transición democrática Empty El abandono del Sáhara por España y el mito de la transición democrática

Mensaje  Genaro Chic Dom Abr 03, 2022 5:12 pm

El abandono del Sáhara por España


Un vídeo que habla sobre las vicisitudes del Sáhara español hasta 2021 me ha traído recuerdos personales de aquellos días en que se produjo el abandono de aquellas tierras por parte de nuestro gobierno.

https://www.youtube.com/watch?v=rUFYb-yIviA

A finales de 1975, cuando se produjo el conflicto con Marruecos que iba a terminar con el abandono español del Sáhara, yo acababa de cumplir mi servicio militar en Córdoba el año anterior y era, por tanto, plenamente movilizable. Estábamos en Cádiz y, desde el balcón del piso que habíamos alquilado en la calle Goya, veía pasar los trenes cargados de carros de combate en dirección al puerto. Tenía miedo de que todo se fuera al traste de nuevo en mi vida.

La última orden de Franco [1892-1975] en el postremo consejo de ministros que presidió -todo conectado con cables al puesto médico instalado en la habitación vecina, pues su estado de salud era muy preocupante- fue la de declarar la guerra a Marruecos. Se alteró tanto que hubo que sacarle rápidamente hacia el hospital mientras que Arias Navarro [1908-1989], presidente del gobierno, decidió paralizar la orden de combate. Afortunadamente para mí, aunque dudo que también para España, hubo la entrega que señalaba antes, al parecer con pasteleo dinerario con la casta política que gobernaba.

Yo salí adelante y España puso en marcha la última fase de la transición a la democracia que había empezado lentamente Franco en 1966, nueve años antes de su muerte. Así, el 22 de noviembre de 1966 se presentó a las Cortes la Ley Orgánica del Estado, que sería sometida a plebiscito y aprobada por gran mayoría. Según la misma el Jefe del Estado –luego Rey- nombraría el Gobierno al que transmitiría el poder público contando con el asesoramiento de un Consejo y de dos Cámaras. El almirante Carrero Blanco [1904-1973] pasaba a ser Vicepresidente, a la espera del momento en que se convirtiera en Presidente. Franco conservaría la Jefatura del Estado y el mando militar supremo (algo que se mantiene en el art. 62 h de nuestra Constitución de 1978). El BOE 156, de 1 de julio de 1967, disponía que una parte del Parlamento sería elegida por los cabezas de familia y mujeres casadas que figurasen inscritos en el Censo electoral y se encontrasen en pleno uso de sus derechos. Los elegidos serían dos por provincia.

Carrero fue asesinado el 20 de diciembre de 1973, cerca de la embajada de EE.UU. A pesar de que las autoridades iniciaron una investigación para aclarar los hechos, el caso quedó archivado al comienzo de la transición a la democracia y nunca se esclarecieron del todo las circunstancias. Los autores del atentado tampoco llegaron a ser juzgados por estos hechos y, tras la muerte del dictador Franco, se beneficiaron de la amnistía concedida en 1977. El propio Franco, al anunciar al pueblo español el asesinato de Carrero Blanco, pronunció un tembloroso No hay mal que por bien no venga”.

Lo cierto es que inmediatamente se retomaría el proceso tímidamente democratizador y en 1974 (tras el sobresalto de la Revolución de los claveles portuguesa del 25 de abril que acabó con el régimen dictatorial en el país vecino) el nuevo presidente del gobierno franquista, Arias Navarro, propuso las bases para una apertura controlada, al hablar de una participación política más amplia para todos los españoles, aunque dentro de los límites del orden más estricto. El número de diputados electos en las Cortes sería incrementado de un 17 a un 35 por 100. Aunque al final todo quedaría en nada, la declaración tuvo su traducción en la actitud menos represiva hacia la prensa y los editores, adoptada por Pío Cabanillas [1923-1991], ministro de Información. Ello, unido a un aumento de la tolerancia con los sectores más moderados de la oposición, dio lugar a cierto optimismo.

Tras la muerte de Franco a fines de 1975, el proceso, como es conocido, se aceleraría bajo la égida de la monarquía española protegida por los republicanos Estados Unidos. Como protegida por EE.UU. siempre estuvo la monarquía marroquí, sin cuya aquiescencia no se hubiese desarrollado la “marcha verde”, que impidió que el Sahara cayera en manos de unos dirigentes que no ocultaban sus simpatías por Argelia (que financia y acoge al Frente Polisario y los campamentos saharauis en su territorio en Tinduf) y la URSS. El referendum prometido en el proceso de descolonización de la ONU no se llegó a celebrar nunca.

Muy posiblemente, mirando hacia atrás, todo ello debía suceder, en cierto modo, en cumplimiento de los acuerdos con Estados Unidos de 1953, sobre todo tras la visita del presidente Dwight D. Eisenhower a España el 21 de diciembre de 1959 en loor de multitud. En 1953 Luis García Berlanga [1921-2010] había podido filmar Bienvenido, Mister Marshall dado lo poco que se notó entonces la generosidad americana que se había mostrado con otros países europeos que no quisieron que España se beneficiase con el Plan Marshall (entre 1948 y 1951). Pero ahora, a diferencia de que entonces, los americanos no pasarían de largo. La amenaza de Franco de entablar relaciones con la URSS hizo cambiar al entorno del presidente yanqui, que hasta entonces se había mostrado reacio. Eisenhower [1890-1969] felicitó a España por su reciente entrada en la OECE (Organización Europea para la Cooperación Económica) y el Fondo Monetario Internacional en 1958. Un año después, el Plan de Estabilización, diseñado y apoyado por el FMI, enterraba la autarquía y ponía a España en el camino irreversible de su modernización económica). Eisenhower obtuvo del generalísimo que se concediera la libertad de cultos.

Lo cierto es que los acuerdos antes citados fructificaron inmediatamente en 1960, tras el duro ajuste de la economía nacional y el comienzo de importantes inversiones extranjeras, de forma que los gobiernos sucesivos (1959-1974), controlados en buena medida por el Opus Dei y sus tecnócratas, vieron cuajar en el llamado "milagro económico español" de los años 60, que tanto me habría de favorecer con las fuertes inversiones que el gobierno realizó en el campo de la educación, que experimentó en beneficio de las clases trabajadoras.

Genaro Chic

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.