Prestigio vs Mercado
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Por qué elegí no vacunarme

Ir abajo

Por qué elegí no vacunarme Empty Por qué elegí no vacunarme

Mensaje  Genaro Chic Vie Dic 17, 2021 10:11 am

POR QUÉ ELEGÍ NO VACUNARME

Soy un historiador que ha desarrollado sus propios principios teóricos en el estudio de la historia o investigación de los hechos. Unos principios teóricos que, sin haber sido nunca atacados de forma racional, han tenido una nula aceptación en el mundo racionalista aunque bastante en el mundo hispanoamericano donde impera el realismo mágico, según me muestran los informes de la Academia Edu, donde los tengo colgados. Pues bien, tengo claro que la teoría se ha de adaptar a los hechos, y por eso, dado que nuestro cerebro es dual (emocional y racional al mismo tiempo) tengo en cuenta que en una investigación hay que tener en cuenta esta dualidad que todo lo domina, no limitándome al lado racional, al que nuestra civilización ha dado la categoría moral de “bueno”. Si tomamos en cuenta lo que decía Ramón Reig cuando sostenía que sólo el uno por ciento de la población se mueve por motivos emocionales antes que por los racionales, me parece absurdo no tener en cuenta tales motivaciones a la hora de historiar los hechos.

Porque historiar no es determinar si algo es bueno o es malo. El historiador entiendo que si en algo se parece a un juez es sólo en el proceso de instrucción de una causa, al margen del juicio moral sujeto a la ley. No es posible contemplar la realidad sólo desde una forma de pensamiento. Es sabido que la palabra historía, derivada del ambiente judicial (hístor es el testigo), implica una búsqueda racional del pasado, una investigación lógica de lo que ha sucedido (¿Qué?, ¿Quién?, ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Dónde?, ¿Por qué?, ¿Para qué?, son preguntas que ha de formularse un historiador-investigador tras fijar los hechos para su contraste), y sin embargo cuesta trabajo desligarse de la idea de que un lugar donde han ocurrido hechos, que una comunidad considera importantes para su existencia, es un lugar per se histórico, a diferencia de otros que no lo serían tanto. Lo mismo que se puede decir de un tiempo: Está muy bien decir que algo sucedió en un momento antes del presente (BP en inglés) pero, dado que el presente siempre cambia, parece más conveniente referirnos como hito a un tiempo emocional, como puede ser el que se refiere a la huida del profeta Mohamed o al nacimiento del Cristo.

Lo que, en cualquier caso, tengo claro es que la teoría ha de sujetarse a los hechos y no al contrario. Que lo que llamamos verdad (sea racional, como tiende a considerarse entre nosotros, donde se opone a la mentira; o emocional, donde se opone al olvido, como señala la palabra griega aletheia, que es la que ha dominado siempre y que ahora toma la forma de memoria histórica) es algo que se busca en la lontananza pero que no tiene un camino claro a seguir para llegar a ella. Sin embargo somos muy aficionados a lo contrario, a ajustar la realidad a la teoría. Las ideologías buscan normalmente mejorar la vida de las comunidades, pero lo cierto es que hasta que logran -si lo hacen- imponerse, suelen causar muchos daños.

Mis estudios historiadores del pasado me han enseñado que -como me decía mi compañero Cristóbal en mis primeros años como becario en la Universidad- todas las revoluciones tienen que tener víctimas, aunque sean inocentes. Que el paso de las sociedades simples a los primeros estados (basados en el poder como algo distinto de la autoridad) siempre conllevó graves trastornos y muertes, sobre todo a los más débiles, como vemos, por ejemplo, en la Atenas de Solón y las autocracias que le sucedieron. O en el tránsito, en España, del antiguo régimen nobiliario al nuevo liberal, cuando grandes cantidades de pequeños colonos de tierras de colectividades civiles o religiosas se vieron reducidos a la condición de simples proletarios. Si se uncían voluntarios a la carroza de quien representaba a lo antiguo por algo sería. Tal vez se podría decir lo mismo hoy de quienes se ven reducidos al precariado en unas sociedades que han alcanzado niveles de riqueza antes insospechados después de haber disfrutado un cierto bienestar en el marco del liberalismo, que ahora parece haber quedado anticuado.

Ajustar la realidad a la teoría puede, a veces, resultar positivo para la mayoría, pero para comprobarlo desde luego es necesario que pase algún tiempo. Y a veces, cuando no se observa el éxito de una vía, se sigue otra, como vemos por ejemplo hoy en China, después de producir millones de víctimas. Algo muy doloroso para cualquier sociedad. Pues bien, algo similar es lo que parece estar sucediendo, hoy en día y entre nosotros, con la imposición de hecho de un nuevo concepto de vacuna antivírica basada en principios revolucionarios, como es la utilización de ácido ribonucleico utilizado como emisario, que si bien ha superado la prueba inicial entre una serie de individuos seleccionados para ello, no sabemos cuál puede ser su efecto a medio y largo plazo. Como en su día sucedió con el medicamento llamado Talidomida, que tanto dolor produjo tras ser comercializado de 1957 a 1963 como sedante y como calmante de las náuseas durante los tres primeros meses de embarazo. No suele ser lo habitual, pero soy viejo y, por razones estadísticas, no creo que dure ya mucho. Por eso prefiero no arriesgar. Al fin y al cabo sigo siendo un becario de la vida.

Las industrias farmacéuticas, conociendo lo que estoy diciendo, han pedido que se les exima de responsabilidades. Es, pues, una decisión política, no de cuidado de la salud. Y no me interesa.

Genaro Chic
Febrero 2021

https://www.sevillainfo.es/noticias-de-opinion/por-que-elegi-no-vacunarme/


Genaro Chic

Mensajes : 647
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Por qué elegí no vacunarme Empty La pandemia de nunca acabar

Mensaje  Genaro Chic Lun Dic 27, 2021 4:13 pm

Copio un trabajo ajeno que me ha parecido interesante

La pandemia de nunca acabar

Jamás antes se vio nada parecido. Pandemia mundial. Necesidad de vacunación global al 100% de la población. Cepas y más cepas. Médicos que no deben hablar. Censura en redes y comportamientos opresivos más propios del nazismo o el comunismo que de regímenes democráticos. El poder planetario se ha implantado y los gobiernos son títeres, meros transmisores de lo que deciden organismos supranacionales como la OMS, constituida por personas a las que nadie ha elegido, con sueldos espectaculares y mandatos a dedo.

Es más que preocupante este mundo tecnológico en el que la inteligencia artificial va a decidir sobre nuestras vidas. Sin que usted o yo podamos hacer nada, porque somos meros números dentro de una computadora que sabe todo de nosotros a través del celular. Y pronto a través de la lectura de nuestros pensamientos, como aventura Elon Musk, inspirador del proyecto neura-link, o el presidente del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab.

La cuarta revolución industrial consiste en el interfaz hombre-máquina, de modo que seremos trans-humanos, conectados a la nube, gobernados por un solo poder. Suena a cine, pero así está concebido. Por eso el Green-Pass. Presuntamente sirve para controlar la pandemia, pero en realidad va a servir para controlarnos a todos. La nueva normalidad de Sánchez, que es la de Macron y la de Draghi y la de Soros. La pandemia es el capítulo-one. Antes había epidemias regionales, nunca mundiales. Cada vez todo va a ser más global. Pandemia para todos. Vacuna para todos. No una dosis para siempre como antiguamente, sino una cada cuatro o seis meses.

La verdad revelada por la OMS, que nadie puede poner en duda, porque es la OMS. En eso parece consistir la Ciencia de hoy. Hay un protocolo, una orden global, y todo el mundo debe cumplirla a rajatabla. Por lo civil o por lo militar. Da igual que tengas anticuerpos naturales por haber pasado la Covid. Decía un estudio de “Nature” que los anticuerpos naturales duran de por vida, pues aunque desaparezcan en sangre quedan alojados en la médula espinal, de manera que son nuestros linfocitos T4, T8 y las células NK las que se encargan de eliminar al virus, o a sus variantes, en caso de nuevos contagios.

Sí, pero eso no vale. La inmunidad celular innata no vale. Los anticuerpos naturales, tampoco. Solo valen los anticuerpos de cualquiera de las vacunas aprobadas a todo correr, en uso de emergencia y de manera experimental. El problema es que duran poco. Y no sirven para todas las variantes. O al menos eso parece. De ahí que haya que vacunarse cada cuatro o seis meses. Si dejas de vacunarte, pasas a ser un no vacunado. Incluso si has tenido un caso de reacción adversa con anterioridad, bien sea un trombo, una miocarditis, trastornos de riñón con tensión alta, Gillain Barre, ciclo menstrual alterado, o erupciones cutáneas generalizadas.

Da igual, hay que vacunar al cien por cien de la población aunque sea por lo militar. Pero pareciendo que es “voluntario”, de modo que si te pasa algo, la culpa es tuya, por vacunarte “voluntariamente” con una inyección emergencial de la que no se responsabilizan las farmacéuticas ni los gobiernos ni la OMS ni nadie. Tú eres responsable. Te tienes que vacunar tres o cuatro o diez veces porque si no te pones la tercera o la cuarta pierdes el Green-Pass, o sea, es como si ya no estuvieras vacunado.

Solo que los vacunados nos contagiamos y podemos contagiar. Conozco casos de vacunados hospitalizados, ingresados en UCI y hasta muertos de Covid. Ya, pero son pocos, dicen. Pocos sí, aunque el exceso de mortalidad que se está produciendo en España en estos últimos meses, de manera hasta ahora no explicada, debería preocupar. Muertes súbitas, ictus, arritmias, colapsos anormales. La ministra Darias tiene que aclararlo. ¿Por qué este exceso de mortalidad?

Debería empezar a cambiar el discurso. Vacunar al 100% de la población es perfecto si las vacunas protegen de verdad. ¿De qué sirve el pasaporte-vacuna si pese a llevarlo nos contagiamos y podemos contagiar? En realidad es contraproducente. Un peligro, porque nos relajamos, pensamos que estamos protegidos, cuando en verdad no lo estamos.

El discurso que tienen que empezar a hacer Sánchez y Darias es el de exigir a las farmacéuticas que hagan vacunas que protejan de verdad y eliminen los efectos secundarios graves que muchas de ellas producen. Cobran demasiado para no exigirles nada. Y a los presuntos científicos, que dejen de marearnos con teorías oscilantes. ¿Qué es eso de mezclar vacunas? ¿Qué es lo de inocular embarazadas cuando antes ni se les debía dar una aspirina? ¿Por qué obligar a los niños si tienen inmunidad innata?

En esta pandemia estamos viendo muchas cosas. Entre ellas, que escasean los médicos de verdad y sobran los galenos oficiales que sólo cumplen protocolos.

26-12-2021

José Antonio Vera

https://www.larazon.es/salud/20211226/lgbjlidc3rd6fgepllcbmzs6f4.html


Genaro Chic

Mensajes : 647
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Por qué elegí no vacunarme Empty Sentencia judicial sobre el tema

Mensaje  Genaro Chic Miér Ene 12, 2022 11:57 am

Una sentencia de un juzgado a una madre que se ha negado a vacunar a su hijo, por la causa que me  ha llevado a mí a esta elección, apoya esta opinión:

https://uacd.tv/video/se-dicta-en-espana-una-sentencia-demoledora-contra-la-vacuna/

Genaro Chic

Mensajes : 647
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Por qué elegí no vacunarme Empty Re: Por qué elegí no vacunarme

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.