Libertad ¿tan sólo una ilusión?

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Libertad ¿tan sólo una ilusión?

Mensaje  Genaro Chic el Sáb Mar 12, 2011 1:26 pm

Hay una disputa que continuará hasta que la humanidad se levante de los muertos entre los partidarios de la necesidad y los partisanos de la voluntad libre.
YALAL AD-DIN RUMI (1207-1273)
Probablemente uno de los temas más discutidos a lo largo de la historia del pensamiento humano sea el tema de la libertad. A la pregunta «¿somos libres?» las respuestas han sido sumamente diversas y aún hoy continúa siendo un problema sobre el que es muy difícil llegar a un consenso.
La cuestión de la voluntad libre surge en la historia de la humanidad cuando el ser humano sospecha que sus acciones pueden estar determinadas por factores que no conoce y sobre los que no tiene ningún control. Esta sospecha incluye el destino, Dios, las leyes de la física o las leyes de la lógica, la herencia y el medio ambiente, el inconsciente o los condicionamientos psíquicos y sociales.
David Hume consideraba el problema de la voluntad libre como «la cuestión más discutible de la metafísica, la más discutible de las ciencias».
Supongo que la dificultad radica en el hecho de que desde el punto de vista subjetivo todos nos sentimos libres. Sobre este hecho no creo que haya disputas de ningún tipo. La cuestión está en saber si esa impresión subjetiva es correcta, si no nos equivocamos al asumir que el ser humano, a diferencia del resto del universo, no está sometido a sus leyes deterministas que lo gobiernan.
Ya este planteamiento llama la atención. Y así fue para un científico como Albert Einstein, del que menciono algunas opiniones al respecto:
El hombre puede hacer lo que quiera, pero no puede querer lo que quiera.
Y en otro lugar:
Si la Luna, en el acto de completar su eterno camino alrededor de la tierra, estuviese dotada con autoconciencia estaría completamente convencida de estar viajando su ruta de forma espontánea, por la fuerza de una resolución tomada de una vez por todas. Así un ser dotado de suprema intuición y más perfecta inteligencia, observando al hombre y a sus actos sonreiría a la vista de la ilusión humana de que actúa de acuerdo con su libre voluntad.
También decía en otra ocasión:
El hombre se defiende de ser considerado un objeto impotente en el curso del universo. Pero, ¿debería la legitimidad de los sucesos, tales como se revela más o menos claramente en la naturaleza inorgánica, cesar su función ante las actividades de nuestro cerebro?
De estas citas de Einstein podríamos concluir dos cosas: primero, que la autoconciencia puede engañarnos; y segundo, que es difícil admitir que el cerebro fuese una excepción al resto del universo, que está sometido a leyes deterministas.
Respecto a la impresión subjetiva que todos tenemos de ser libres de actuar y decidir se podría replicar que las impresiones subjetivas a veces son falsas. Como botón de muestra se podría aducir la impresión subjetiva y firme creencia de que el sol giraba alrededor de la tierra, creencia que la humanidad ha sostenido durante nada menos que veinte siglos, desde Aristóteles en el siglo IV a.C. hasta comienzos del siglo XVI con Copérnico. Existen más ejemplos de impresiones subjetivas que resultaron ser falsas con el paso del tiempo. Por tanto, habría que desconfiar de esas impresiones subjetivas. Por experiencia sabemos que la capacidad de autoengaño del ser humano es considerable.
--------------------------
La memoria es desde el punto de vista de la supervivencia del organismo mucho más importante que la libertad.
Tampoco nos llama la atención que la creatividad, una de las facultades humanas más preciadas, tanto en ciencia como en arte, sea producto de las llamadas «intuiciones», es decir, de impulsos inconscientes sobre los que no tenemos el más mínimo control ni sepamos nada sobre su origen.
La existencia o no de libertad, libre albedrío o voluntad libre es también de enorme importancia para otras disciplinas. Para la religión, ya que sin libertad el ser humano no es culpable de pecado, concepto clave y fundamental para las tres religiones abrahámicas: judaísmo, cristianismo e islamismo.
F.J. Rubia, en “El controvertido tema de la libertad”, Revista de Occidente nº 356, Enero 2011, pp. 5-17. (Artículo completo en http://www.revistasculturales.com/articulos/97/revista-de-occidente/1368/1/el-controvertido-tema-de-la-libertad.html).
NOTA: A pesar de lo que el neurocientífico Rubia dice sobre la importancia de la memoria, no tiene en cuenta la historia. No distingue entre el concepto de libertad natural y el concepto cultural de la misma, que nos permite elegir a qué parte de la jaula de la libertad (limitada por los barrotes culturales protectores) nos dirigimos en determinadas ocasiones.
Si lo hiciera así podría haber tomado en cuenta que la conciencia de culpa es cultural, estando precedida en culturas menos desarrolladas (como la griega arcaica, por ejemplo) por la conciencia de vergüenza. Sólo el desarrollo histórico del individualismo, en un marco cultural más ampliado, permite desarrollar ese concepto de libertad/culpa que le preocupa. [b]Preocupación evidentemente sólo cultural, que es el ámbito donde creo que se debería buscar la solución de intelectibilidad y no en la encuesta biológica.
Todos buscamos ser felices. Y la Ilusión es uno de los nombres de la Felicidad, como bien supo ver el poeta:

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que una fontana fluía
dentro de mi corazón.
Di, ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes hasta mí,
manantial de nueva vida
de donde nunca bebí?
Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que una colmena tenía
dentro de mi corazón;
y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas
blanca cera y dulce miel.
Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que un ardiente sol lucía
dentro de mi corazón.
Era ardiente porque daba
calores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.
Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazón.


Antonio Machado.


Genaro Chic

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El progreso obliga a ser libres (en el marco del Estado)

Mensaje  Genaro Chic el Lun Abr 11, 2011 2:43 pm

El paso del estado de naturaleza al estado civil produce en el hombre un cambio muy importante, al sus­tituir en su conducta la justicia al instinto, y al dar a sus acciones la moralidad que les faltaba antes. Es entonces solamente cuando la voz del deber reemplaza al impulso físico, y el derecho, al apetito, y el hombre, que hasta ese momento no se había preocupado más que de sí mis­mo, se ve obligado a actuar conforme a otros principios, y a consultar a su razón en vez de seguir sus inclinacio­nes. Aunque en esa situación se ve privado de muchas ventajas que le proporcionaba la naturaleza, alcanza otras tan grandes, al ejercerse y extenderse sus faculta­des, al ampliarse sus ideas, al ennoblecerse sus sentimien­tos, al elevarse su alma entera, que, si los abusos de esta condición no le colocasen con frecuencia por debajo de la que tenía antes, debería bendecir sin cesar el feliz instante que le arrancó para siempre de aquélla, y que, de un animal estúpido y limitado, hizo un ser inteligente y un hombre.
Sopesemos todo esto con términos fáciles de compa­rar. Lo que el hombre pierde con el contrato social es su libertad natural y un derecho ilimitado a todo lo que le apetece y puede alcanzar; lo que gana es la libertad civil y la propiedad de todo lo que posee. Para no equivocar­se en estas compensaciones, hay que distinguir clara­mente la libertad natural, que no tiene más límites que las fuerzas del individuo, de la libertad civil, que está limitada por la voluntad general, así como la posesión, que no es más que el efecto de la fuerza o el derecho del primer ocupante, de la propiedad, que no puede funda­mentarse más que en un título positivo. En el haber del estado civil se podría añadir, a lo dicho anteriormente, la libertad moral, que es la única que convierte al hombre verdaderamente en amo de sí mismo, porque el impulso exclusivo del apetito es esclavitud y la obediencia a la ley que uno se ha prescrito es libertad. Pero ya he dicho demasiado sobre esta cuestión, y el significado filosófico de la palabra «libertad» no entra dentro de mi tema.
Para que el pacto social no sea, pues, una vana fórmu­la, encierra tácitamente este compromiso, que sólo puede dar fuerza a los restantes, y que consiste en que quien se niegue a obedecer a la voluntad general será obligado por todo el cuerpo: lo que no significa sino que se le obligará a ser libre, pues ésta es la condición que garantiza toda la dependencia personal, al entregar a cada ciudadano a la patria; condición ésta que constituye el artificio y el juego de la máquina política, y que hace legítimos los compromisos civiles, los cuales sin ello serían absurdos, tiránicos, y estarían sujetos a los más grandes abusos.
J.J. Rousseau, El contrato social, 1762, cap. 7 y 8. Barcelona, 1988, ed. Tecnos, pp. 18-20.
NOTA: El paso decidido –casi sin retorno- de lo emocional a lo racional, de lo natural a lo artificial, marca el nacimiento del mundo contemporáneo. “Todo lo racional es real, y todo lo real es racional” (Hegel). De ahí a confundir la realidad con la racionalidad hay solo un paso, el que va de la racionalidad al racionalismo (o creencia -no racional- en la identidad racional = real). Paso que lleva a muchos historiadores a hablar del tránsito del mito a la realidad (y no a la racionalidad, que no es necesariamente lo mismo que la realidad como sabe cualquiera que se haya enamorado).
En cualquier caso es evidente que este texto del escritor ginebrino muestra muy bien el razonamiento del Estado moderno, en la línea de Hobbes, y merecería que se enseñase al menos en los Institutos, cosa que no sé si se hace. Evitaría caer en la tentación racionalista de pensar que todo (o sea la realidad) es cultura en las sociedades humanas (hasta el tsunami de Japón:

Genaro Chic

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.