Espíritu emprendedor en Chile

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Espíritu emprendedor en Chile

Mensaje  Genaro Chic el Vie Oct 15, 2010 11:59 am

Lo importante no es ir “en contra de” sino “a favor de”. Este es el formidable ejemplo de Sebastián Piñera, presidente de Chile: creer –pese a los consejos de sus asesores- en una causa y luchar por ella, con independencia de la recompensa, que sólo es el resultado y no la causa de la acción.
Muestra perfectamente la distancia que hay entre un empresario y un especulador, aunque éste se oculte bajo el nombre del primero. Como la hay entre un estudiante y un matriculado (que busca el aprobado, no el conocimiento). Esto se puede dar en el marco de cualquier cultura y en cualquier sector de ella. Véase, si no el magnífico soneto, de autor desconocido, escrito en la España del Siglo de Oro:
No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.
En el mundo de los negocios, ha sido bien precisado ese elemento fundamental de un emprendedor, entre tantos, por Martin A. Armstrong, al tratar la figura de César como genio de la política financiera, que fue capaz de solucionar un grave problema jugando incluso –junto con la lucha contra la corrupción- con la condonación parcial de las deudas (aunque ello le costó la vida) en un momento en que éstas ahogaban la economía, como pasa también ahora (http://www.scribd.com/doc/16236015/Anatomy-of-a-Debt-CrisisThat-Appears-Only-Julius-Caesar-Ever-Understood-6309 ). Él, un empresario que se hizo rico a los 15 años, escribe desde la cárcel:
Haberme entrenado con la vista, los gráficos, la discusión entre colegas para comprender el sentir sobre un tema [actividad racional], y conectar toda esta información con el sonido también me dio una "sensación" para los mercados que se convirtió prácticamente en instintiva [emocional]. Yo podría "sentir" la sangre que fluye en los momentos de pánico y en los de los logros. He discutido esto con mucha gente de diferentes campos, y ellos también adquirieron una "sensación" del suyo. Esto es lo que significa que mi conversación con la ex primera ministra Lady Thatcher, que me mostró que ella también poseía una "sensación" para los acontecimientos y podía sentir los ciclos en sus venas. Ella me dijo que John Major perdería su elección mucho antes de que sucediese. Ella me dijo: "Es el momento oportuno."
No se puede comprender la historia y escribir sobre ella de una forma seca qué es lo que sucedió y por qué se llevó a cabo, sin una verdaderamente integral y profunda "sensación" del campo que esa persona ocupa en ese momento de tiempo”.
Potenciar la inteligencia emocional con la relativa seguridad que da el pensamiento racional es evidente que es fundamental para formar emprendedores: la razón ha de ser puesta al servicio de una idea, que ha de volar sin más límites que los que marca la consciencia de la finitud de todo lo individual. La razón es el medio, y cuanto mejores sean los medios más posibilidades habrá de conseguir el objetivo. O sea, que lo cuantitativo ha de ser puesto al servicio de lo cualitativo, de la fe en una idea, para poder generar con-fianza (o sea, fe compartida). No funciona todo –incluso la economía- en base a la confianza?. La que generan los emprendedores, como en este caso el presidente de Chile.
En resumen, que el individualismo ha de ser puesto al servicio de una idea colectiva… para que el individuo pueda resultar fuerte en el marco de una comunidad fuerte. La unión hace la fuerza.
[/b]


Última edición por Genaro Chic el Dom Nov 28, 2010 12:07 pm, editado 1 vez

Genaro Chic

Mensajes : 520
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Espíritu emprendedor en Chile

Mensaje  Genaro Chic el Miér Nov 10, 2010 1:19 pm

Se atribuye a J. Goebbels la frase de que “gobernar es hacer creer”. O sea, que el gobernante debe crear confianza en torno a sí para arrastrar a los demás a que le sigan. Es a eso a lo que yo llamo “espíritu emprendedor”, al margen de consideraciones sobre el bien y el mal en términos absolutos (cuestión que, por otra parte, sabemos que depende de si el que realiza la acción gana o pierde). Lo planteo en términos racionales y no emocionales, como en teoría debería hacerlo la Universidad, basada en este tipo de planteamientos a la hora de hacer ciencia (lo importante, desde esta perspectiva, es hacer un buen instrumento, con independencia de para qué se use). A esa misma luz recojo hoy un artículo publicado por El Confidencial, que invito a leer: http://www.elconfidencial.com/mundo/hipocresia-pinera-mentiras-rescate-mineros-chilenos-20101110-71411.html
LA LEGISLACIÓN ES DE HACE UN SIGLO Y HA QUEDADO OBSOLETA
La hipocresía de Piñera y las mentiras del rescate de los mineros chilenos[email=redaccion@elconfidencial.com][/email]
Me llama un amigo mío chileno. Está enfadado y me espeta: ¿piensas decir algo acerca de la mina San José? Si me cuentas tu punto de vista lo haré, le contesto. Va. Chile, comienza, es un país que ha avanzado mucho desde que se liberó del yugo de la oprobiosa dictadura de Pinochet, de la que afortunadamente pude salir al exilio con mi mujer y mi pequeño hijo, para salvar el pellejo, como tú muy bien sabes.
Ahora casi todos estamos orgullosos del rescate de los mineros. Pero muchos no se han dado cuenta de que ha habido tongo e hipocresía. Demasiados están henchidos de estúpido orgullo nacionalista como el de muchos tontos periféricos de España.
En primer lugar, el accidente que dejó atrapados a los 32 mineros chilenos y a uno boliviano fue por negligencia. Y los responsables más directos son los políticos, entre ellos el propio presidente Piñera. Porque la legislación minera chilena tiene un siglo de antigüedad y apenas ha sido actualizada [ni por la derecha ni por la izquierda]. Y cuando se intentó hacerlo con el fin de incrementar la seguridad en las minas, el entonces senador Piñera, entre otros, se opuso. Confundiendo el libre mercado con la ley de la selva. Y favoreciendo la falta de ética y honestidad de algunos empresarios. Olvidando que la mejor tecnología que podemos aportar los chilenos es una gestión eficiente y segura de las minas. Es decir, educación, formación, cultura y concienciación para prevenir riesgos laborales.
Según he leído en algunos periódicos chilenos, el presidente ha declarado, para vergüenza ajena de muchos de nosotros: ''Ha sido maravillosa la operación, este milagro es como la presencia del mensaje de Cristo que dice ábrase la tierra y salgan los mineros”. Sin querer darse cuenta que ni Dios ni Cristo han tenido nada que ver en este embrollo felizmente finalizado. Es más bien gracias a la tecnología y el buen hacer de muchos, o sea, algo más humano que divino, que pudieron ser rescatados vivos.
Piñera también ha proclamado que el milagro ha sido debido a la tecnología chilena. Olvidando que lo más decisivo: las perforadoras y el asesoramiento de la NASA, entre otras cosas, son aportaciones y solidaridad extranjera. Tan solo las causas del accidente son exclusivamente chilenas.
Supervivientes, pero no héroes
También dicen que los mineros son héroes, olvidando que héroe es aquel que hace algo extraordinario, alguna hazaña digna de narrar, a menudo con menosprecio de la vida propia para favorecer la ajena. Ellos se encontraron en tal vicisitud sin buscarlo. Son supervivientes, pero no héroes. Ahora tienen la oportunidad de serlo si encabezan la lucha para reivindicar mejores condiciones de seguridad. Para conseguir que las autoridades y los empresarios pongan los medios para que las minas no se derrumben y así proteger a muchos compañeros en el futuro, en ese mismo lugar, o en cualquier otra mina hoy obsoleta. Quienes de verdad fueron héroes, porque arriesgaron sus vidas, fueron aquellos que bajaron a por ellos, sin estar bien seguros de si la cápsula y todo el dispositivo iban a funcionar correctamente.
Durante los hechos, el campamento minero me recordaba aquella escena de las apariciones de la virgen en la película La dolce vita de Fellini. Porque en los terrenos y aledaños de la mina se montó un circo que cada día iba creciendo de manera más estrambótica: familiares y compañeros de trabajo, hasta aquí perfecto. Pero también buscones de todo pelaje: vendedores ambulantes con sus tenderetes; magos y videntes; sacerdotes católicos y pastores protestantes, sectarios y proselitistas varios; pícaros y curiosos, por supuesto; periodistas nacionales e internacionales, en tromba; políticos en busca de reputación, esos nunca han de faltar; y hasta famosos y famosillos a la caza de su fugaz cuota de popularidad y sentida solidaridad.
Un circo donde los mineros eran lo de menos y cada uno iba a lo suyo: unos a ganar dinero; otros almas o votos; muchos buscaban su minuto de gloria y otros tantos que se les viese bien tristes y compungidos por la suerte de unas personas que no conocían de nada y que en el fondo nada les importaban. Y que dentro de algunas semanas habrán olvidado. Es bastante probable que estos acontecimientos sirvan en un futuro próximo para escribir libros y producir películas o documentales del género pícaro o bufo.
Mientras todo eso ocurría, nadie se acordó ni compadeció, nadie acudió a consolar a la familia y compañeros de Roberto Benítez Fernández, joven minero de 26 años que murió aplastado el pasado 15 de octubre, a 800 metros de profundidad, en la mina Botón de Oro de Petorca, en la región del Valparaíso. Ningún payaso del circo San José se arrugó ante la triste noticia. No se inmutaron ni acudieron los famosos y famosillos. Ni los politicones. Tan solo los de rigor para cumplir con el expediente. Periodistas los justos. Tampoco mercaderes a hacer caja con la víctima o sus allegados. Y menos todavía ninguna tropa de salvadores de almas pecadoras ni profetas para auxiliar y reconfortar a los familiares de la víctima.
Treinta y tres mineros muertos en lo que va de año
Lo peor es que este trabajador muerto era el segundo que se registraba en menos de dos semanas en una mina de la zona. El anterior (el circo tampoco se desplazó) ocurrió en el yacimiento de plata y plomo La Carlota, en la comuna deLa Ligua donde, también a causa de un desprendimiento, falleció Carlos Cárdenas Pillampel, de 36 años. Según parece, muchas de ellas son minas antiguas donde las condiciones son, como mínimo, cuestionables.
En lo que va de año, 33 mineros han muerto en Chile. Este mismo lunes, una explosión de dinamita acababa con la vida de dos trabajadores y la pérdida del ojo izquierdo de otro en el yacimiento 'Los Reyes', situado cerca de la mina San José. Nadie se acuerda de ellos.
Para finalizar, me abochorna la falta de pudor por la gira triunfal por Europa del altivo presidente Piñera. Antes debió haber limpiado bien nuestra casa común llamada Chile e implantado de verdad la anhelada tecnología patria con el fin de seguir modernizando el país. Antes de salir a pasearse por Europa, sus asesores debieron haberle recordado que libre mercado y progreso no es equivalente a todo vale. Dando solución a asuntos tan sensibles como la seguridad de los trabajadores en las minas, la justicia para el pueblo mapuche, una sanidad mejor o la entrega de la ayuda prometida a las víctimas del terremoto del pasado mes de febrero. Ojalá que sus pares europeos se lo hayan recordado.
Amigo mío: misión cumplida.

Genaro Chic

Mensajes : 520
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Haití necesita un líder, dentro y fuera

Mensaje  Genaro Chic el Dom Nov 28, 2010 12:03 pm

Haití: cólera y olvido

La primera idea que se le viene a uno a la cabeza es que debe haber algún tipo de maldición, que no es posible que tanto mal, tanto dolor, tanta muerte se acumulen en un tiempo y un espacio tan reducidos. Pero luego uno tiene que pensar, que racionalizar, que buscar explicaciones. Porque hace tiempo que uno es consciente de que las maldiciones no caen del cielo por arte de magia, como efecto de una condena de los dioses. No se trata de una maldición ineluctable, algo tendrá que ver el mundo que entre todos damos forma día a día.
Haití se enfrenta de nuevo a eso que ya sabemos: el mal, el dolor, la muerte. Y a uno le da por preguntarse cómo es posible. Uno se pone a desbrozar la idea inicialde la maldición para tratar de entender qué hay detrás. Y detrás sigue habiendo el abandono, la indiferencia, el olvido. Hace nueve meses el mundo parecía volcarse, como pocas veces antes, en paliar los efectos de un devastador terremoto. Pero este largo parto ha servido para poco.
A día de hoy, nueve meses después de aquel clímax de la solidaridad, apenas queda nada. Y no es porque no haya gente solidaria, y no es porque no haya ONG,s que no se hayan volcado, y no es porque no se haya explicado; es porque vivimos en un mundo en el que sólo sabemos poner parches respondiendo a golpes mediáticos, sólo se atiende a las coyunturas, siempre pasajeras, y no se hace hincapié en las estructuras.
Y en el mundo de las estructuras, en el mundo de las geoestratégicas, Haití apenas cuenta. La cantidad de dinero invertida o donada para salvar a Haití de las catástrofes, la catástrofe del terremoto y la catástrofe de su historia, es ridícula comparada con la inversión de euros o de dólares en salvar a la banca europea o a la banca estadounidense, por poner un ejemplo. En este mudo al revés en el que vivimos, en el que malviven millones de seres humanos, la prioridad no es apuntalar la vida sino proteger los beneficios. Provoca sonrojo leer las cifras que se barajan por ventas de armamento en los últimos días, ya sea de Rusia a Venezuela, de Estados Unidos a Pakistán o de España a Arabia Saudí.
El cólera en Haití es una consecuencia del mundo descorazonador en el que vivimos; la cólera que uno siente es la consecuencia de la impotencia y la rabia. Pienso en las viñetas de Forges, en las que un día tras otro, desde hace nueve meses, llevan impresas la consigna “Pero no te olvides de Haití”. A quienes tienen la capacidad y la obligación de no olvidar se les ha olvidado.
[/size]

Genaro Chic

Mensajes : 520
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Espíritu emprendedor en Chile

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.