Internet podría volver a primer plano la Economía de Prestigio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Internet podría volver a primer plano la Economía de Prestigio

Mensaje  E.Olguín el Lun Feb 14, 2011 4:46 pm

El Profesor Genaro Chic de la Universidad de Sevilla y su equipo de trabajo han desarrollado el tema de la Deuda de Prestigio como motor de la economía en el curso de Advanced Studies of Business Science & Entrepreneurships recientemente celebrado en dicha Universidad de Sevilla. Según este planteamiento, la economía de mercado y la economía de prestigio juntas constituyen la economía como un todo. Sin embargo, en este último tiempo, en consistencia con una sociedad centrada en la racionalidad, la economía que se ha desarrollado más y que opera mayoritariamente es la de mercado.
Por lo planteado por el grupo de estudio del Profesor Chic, pareciera ser altamente conveniente que la economía del prestigio y la economía del mercado funcionen en forma equilibrada. Esto entre otras cosas podría aportar a equilibrios económicos mayores y una sustentabilidad económica muy deseada.
Veamos algunas características de la economía de prestigio:
• Opera fundamentalmente en base a favores y a la gracia.
• Se da entre personas que se tienen confianza, se conocen y de alguna forma se aprecian. Ellas son capaces y están dispuestas a hacerse favores entre ellas.
• Los favores por principio se deben retribuir, pero no se trata de tener una “cuenta” o “un balance” de favores. El espíritu es que se hacen los favores sin esperar nada específico a cambio. En este sentido no son formas de trueque sino relaciones de intercambio basadas en el dar.
• Son altamente conectadas con el mundo emocional, desde distintos dominios:
o Se requiere confiar en el otro, nadie hace favores a personas en las que no confía, o al menos no es lo más común. Y es importante lo que siente cada persona.
o Las emoción que está a la base de esta economía tienen relación con la colaboración. No es un sistema competitivo más que en este sentido.
o No está presente el miedo o temor a la escasez, como en la economía de mercado. Se parte de la base que se hacen favores en espacios que sean posibles. Por lo tanto si algo es posible o viable quiere decir que está disponible.
• El otro es relevante. No da lo mismo que el otro sea un sujeto desconocido. En las relaciones de intercambio en la economía de mercado el otro en particular no es relevante. En este caso el otro sí existe y sí es reconocible. La identidad personal es la que acumula el prestigio.
• Una forma de construir una identidad favorable es la realización de favores al resto. Esto posiciona a la persona particular como una persona digna de gracia.

Podemos observar y anticipar que como consecuencia de operar en una economía de prestigio se producirán en forma natural algunas consecuencias:
• Se generará nueva riqueza o nuevos beneficios. Los participantes del proceso perciben “valor agregado” o se ven favorecidos.
• Es posible anticipar que si se cumplen los principios de operación se generará virtuosamente confianza entre las personas. Si se realiza un favor, esto aumenta la confianza, si en algún momento viene un favor de regreso se generará mayor confianza aún. Es decir es posible generar un círculo virtuoso de generación de confianza.
• Es muy probable que entre las personas que se hacen favores se vaya creando una comunidad de favores. Es decir no sólo se crean vínculos uno a uno, también se construye una comunidad que opera en base a los favores y la gracia.
• También se puede anticipar que si una persona se aprovecha del sistema y no da nada, poco a poco será expulsada de la comunidad.
• Es posible anticipar que algunos favores en tanto bienes o servicios comenzarán a circular con mayor probabilidad por el circuito de la economía de prestigio (por ejemplo llevar en auto a una persona de un lugar a otro, sesiones de masaje, etc.).

Algunos riesgos posibles y sus consecuencias:
• A simple vista es posible ver que si una persona no retribuye los favores va a generar emociones negativas y muy probablemente se le irá excluyendo de la comunidad en forma natural.
• Si una persona ha recibido muchos favores o favores muy importantes es posible que se sienta comprometida, agobiada o con sensación de estar en deuda. Si no es capaz de hacerse cargo de ellos puede que se sienta incapaz de retribuir o bien se aleje de la comunidad por incomodidad.
• Como contrapartida, si una persona siente que ha hecho muchos favores y siente que no han sido retribuidos puede sentirse en desventaja o “perdiendo”. Esto puede derivar de distintas formas, una de ellas es que comience a operar con el paradigma de la economía tradicional en nuestros días, la de mercado, esto es por ejemplo, cuantificando de alguna forma los favores entregados e insinuando que requiere retribución.

Una de las limitantes que pareciera tener la economía de prestigio es que se requiere tener cercanía física y estar frente a frente para poder realizar el favor. Pareciera ser necesario poder estrecharse la mano. Esto haría que las economías de prestigio sólo puedan operar a nivel de localidades cercanas en las que sea posible interactuar físicamente con el otro.
Si esto es así la economía de prestigio tiene una desventaja muy relevante frente a la economía de mercado, que haría muy difícil que se pudiera avanzar hacia un cierto tipo de equilibrio.
Entonces surgen como preguntas: ¿es necesario realmente que las personas estén frente a frente? ¿Es una condición necesaria? ¿Es necesario que sea local? ¿Qué pasa si una persona que era parte del sistema se va a vivir a otra ciudad o país? Es posible que en algunos casos no sea necesario estar frente a frente?
En el último tiempo hemos visto diversos fenómenos asociados o que surgen gracias a las nuevas tecnologías y a la Internet en particular.
Muy conocido es el caso del desarrollo de Linux que se ha logrado gracias a miles personas que trabajando desinteresadamente han creado un sistema operativo de libre distribución. Los mejores programadores son reconocidos por sus pares y tienen gran prestigio ante ellos. Son lideres de foros en que responden preguntas y sus respuestas son valoradas, tienen derecho a moderarlos, etc. Ninguno de ellos ha sido beneficiado directamente en forma pecuniaria. Hay ejemplos de niños de 15 años muy respetados por sus pares mayores.
En la misma línea grandes empresas desarrolladoras de software han pedido a sus usuarios expertos que prueben sus nuevas aplicaciones, sin ofrecerles retribución económica, sino como un favor que beneficia a todos. “A cambio” estas empresas los reconocen, nombran, generan mayores facilidades para los usuarios expertos, reparten versiones anticipadamente y tienen sitios de apoyo a los desarrolladores entre otros.
También hay una gran variedad de nuevos medios de comunicación que son plataformas abiertas donde muchos “periodistas” colaboran con material. La retribución es el prestigio y el reconocimiento de los “lectores”.
Estos ejemplos anteriores parecieran querer dar cuenta de que sí es posible generar comunidades de prestigio en forma virtual.

Entonces las distinciones de “local”, “frente a frente” y “cercanía” pareciera que se pueden redefinir para que operen en esta nueva topografía.
Por ejemplo, ¿se podría considerar “cercanos” a parte de las comunidades que tenemos en Facebook?, ¿se podría considerar “local” a la red directa de relaciones en LinkedIn?, ¿se podría decir que estamos “frente a frente” cuando estamos chateando en Messenger, Facebook o Skype, donde además nos podemos ver?

Las nuevas prácticas de trabajo y de relacionarse pareciera decirnos que si es posible. Hay muchos ejemplos de relaciones de confianza que se construyen y se dan en estas comunidades.

Si consideramos esta nueva topografía podemos decir que una relación muy cercana es la que está a un nodo de distancia y que una relación cercana está a uno, dos o tres nodos. Sólo por poner un ejemplo de una medida posible. Y estas distancias de nodos no están en kilómetros.

Un fenómeno que sí es claro, es que en las interacciones en que nos podemos “estrechar la mano” realmente podemos hacer favores que impliquen materialidad. Esto por ejemplo es, regalar o prestar un libro, regalar o dar un buen jamón ibérico, etc.
Y por contrapartida, no se puede enviar materialidad vía la red. Sin embargo, en las redes sociales sí se pueden dar muchos “servicios” y mandar “material digital”. Por ejemplo, recomendar libros, mandar la versión digital de un libro, traducir un artículo, escribir un texto juntos, mandar una foto, recomendar lugares para visitar, apoyar en un problema familiar, escuchar al otro cuando lo necesita, enviar una música que nos parezca interesante para el otro, etc., etc., etc.
Y pareciera ser que estos “favores” si son valiosos para la gran mayoría de nosotros.
Otro factor interesante es que nos permite acceder rápidamente a los amigos de los amigos, que según nuestra tradición, son nuestros amigos. Más de alguna vez en la redes sociales amigos de nuestros amigos se han contactado con nosotros pidiendo o dando algún favor.

Entonces podemos anticipar que se está abriendo un nuevo espacio de posibilidades para la economía de prestigio. Que se instales en redes y comunidades virtuales que cumplan con la posibilidad de tener contacto y vínculo directo.
Estamos frente a una nueva arquitectura para la economía de prestigio que ya está operando y que si desarrollamos plataformas y sistemas que la posibiliten podríamos avanzar en el equilibrio de la economía de mercado y la de prestigio.

Eduardo Olguín, Febrero 2011

http://siscapem.wordpress.com/2011/02/15/una-nueva-arquitectura-posible-para-la-economia-del-prestigio/#more-602

http://www.coachingroup.cl/olguin.html

E.Olguín
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Internet podría volver a primer plano la Economía de Prestigio

Mensaje  Aarón el Miér Feb 16, 2011 10:01 pm

Hay una parte importante de la interesante aportación de Eduardo que tiene que ver con una verdadera revolución de todos los medios de interlocución y relación personal. Piénsese por un momento en la Revolución Francesa, de la que siempre hemos estudiado como texto fundamental Qu'est-ce que le tiers état? de Sieyès. Su difusión, no obstante, fue escasa en relación con la magnitud de los acontecimientos. No obstante, Sieyés, Marat, Necker, el mismo Napoleón, se conocían entre sí y junto con otros líderes como Robespierre encabezaron un doloroso proceso, como todos. Ahora mismo vivimos un proceso de cambio que no tiene parangón, ya que surgen por primera vez revoluciones sin líderes claros, sin discursos específicos, sin conexiones claras. Al fin y al cabo, desde la perspectiva histórica, que como bien dice Genaro es amoral, tan emprendedor es César como Napoleón como Hitler. Todos ellos formaron parte de determinadas revoluciones de corte popular o populista, según el caso, que trataron de subvertir el orden establecido. Si luego se hizo en beneficio de unos pocos o de ideas que atentaban contra grandes masas de población es otra cosa. Como líderes, funcionaron. Pero hoy, curiosamente, no hay caras conocidas, y lo más representativo es la máscara apócrifa de Guy Fawkes tomada como símbolo de protesta por el no-grupo Anonymous. Vamos por partes.

Internet ha hecho triunfar una cierta forma de neo-anarquismo. A pesar de los intensos intentos de los diversos gobiernos por apropiarse de la Red y controlarla, y de los más que evidentes intereses que despliegan a veces Google o Facebook, su uso ha resultado en una suerte de entramado cuyo formato no es ni más ni menos que el usado por… Al-Qaeda. Poniendo esto en paralelo, sé que casi doy argumentos para que el día menos pensado declaren a la Red como paraíso terrorista y le pongan coto. Pero el problema es que Anonymous, como casi cualquier otro movimiento de la sociedad civil, carece en estos momentos de "su Bin Laden", fundamentalmente porque tras la desaparición de la dialéctica de las ideologías (Fukuyama) la lucha no se ha centrado tanto en unos intereses por encima de la comunidad sino que son los miembros individuales de la sociedad los que forman comunidades que luchan por sus intereses. Como ha sucedido en Túnez o Egipto. Es decir, no hay intereses de izquierda o derecha, sino intereses, que podrán devenir en exigencias cercanas a esas ideologías, pero se llega sin dogmas previos. Ese anarquismo ideológico de acción comunitaria es el fundamento, al fin y al cabo, de todo emprendedor: sacar adelante su empresa (utilizo la acepción del diccionario que la define como "acción o tarea que entraña dificultad y cuya ejecución requiere decisión y esfuerzo") por encima de prejuicios.

En este sentido, la nueva revolución actual estalla cuando el Sistema de Mercado (en esto leer a Lindblom puede resultar esclarecedor) no es capaz de abastecer por sí mismo las necesidades de quienes se encuentran participando del mismo. Esto lleva al surgimiento, de nuevo, de las redes, que ya han existido en otros momentos de la historia. Al fin y al cabo, el Cristianismo se organizó a modo de Gran Facebook (¿qué es sino una "iglesia" en su origen etimológico griego?) que hoy, como entonces, se basa en el dicho "haz el bien y no mires a quién". Ese no mirar hace que no sea necesario un líder específico, sino que todos podamos ser parte como pequeños líderes de ese movimiento. ¿Podría esto trasladarse a un nuevo formato de empresa (ahora sí en su sentido de "unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos")? Podría ser. No sería más que un tipo específico de cooperativa después de todo. Debemos ser cuidadosos ya que la natural tendencia del ser humano a innovar poco y repetir mucho, nos debería alertar acerca de este tipo de nuevos acontecimientos. Internet probablemente no esté más que "rescatando" o volviendo a poner en valor el sentido de comunidad gracias a las facilidades de interconexión que permite y, sobre todo, a escapar en muchos casos al control de los gobiernos. Incluso con un "apagón cibernético" como se intentó en Egipto o como se practica en China, los internautas acaban encontrando resquicios para colarse.


Por último, otro elemento interesante que ha mencionado Eduardo es que Internet y este neo-anarquismo han borrado los límites de prejuicios por edad, formación, procedencia, etc. Si una opinión es válida, demostrada y merece respeto, inmediatamente su autor obtiene prestigio. Como sucede en las comunidades que han hecho posible Wikipedia, Linux, etc. Lo importante es la calidad demostrada del producto que se ofrece, por encima de valores de marca, dicho en términos de mercado. Es cierto que, como precisamente sucede con las marcas, quien tiene mayor formación, edad, etc., puede tener un mejor punto de partida para la elaboración de ideas de calidad, pero eso no quita que puedan ser contrastadas con otros en foros que, como el que ahora mismo nos lleva a charlas, está abierto a toda aportación, corrección e incorporación.

Aarón
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.