La ruina económica de hoy comenzó a fraguarse hace diez años

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La ruina económica de hoy comenzó a fraguarse hace diez años

Mensaje  Genaro Chic el Mar Jun 22, 2010 6:46 pm

Pienso que el informe Auken ( http://www.nosevende.org/htm/PIDEN_MORATORIAS-INFORME_AUKEN.htm ) , aprobado por el Pleno de Parlamento Europeo el 26 de Marzo de 2009, por 349 votos a favor y sólo 116 votos en contra, puede ser un elemento de comprensión de por qué no son creíbles en la UE los gobiernos españoles. En él puedes encontrar una explicación suficiente de la imagen que nuestro país se ha ido forjando en los últimos 10 años ante sus socios europeos.
Dada la escasez de información que se nos suele administrar respecto a lo que nos interesa, creo que merece la pena que le eches un vistazo para entender por qué nuestro milagro económico es visto por muchos como causa directa de nuestro desastre actual (una prueba clara: http://www.cotizalia.com/en-exclusiva/banca-atraganta-ladrillo-deudas-bajan-323000-20100621-53999.html ).
Saludos

Genaro Chic

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La ruina económica de hoy comenzó a fraguarse hace diez años

Mensaje  Genaro Chic el Vie Jul 02, 2010 1:03 pm

Entiendo que -mutatis mutandis- el discurso pronunicado por el presidente de EEUU, B.H. Obama, en la sede de la American University School of International Service en Wasington explica muy bien cómo se logró que aumentase la productividad económica en nuestro país en la era Aznar (política luego continuada por Rodríguez Zapatero en su primera legislatura), con la gran diferencia de que en aquel país se atendió igualmente a una política de investigación científica, cosa que aquí no se hizo. Copio un fragmento:
Discurso de Obama sobre la inmigración
Para comenzar, nuestras fronteras son porosas desde hace varias décadas. Obviamente, el problema es peor a lo largo de la frontera sur, pero no se limita a esta parte del país. De hecho, debido a que no hacemos una buena labor de mantenernos al tanto de quienes entran y salen del país como visitantes, muchos evitan las leyes de inmigración simplemente quedándose después que caducó su visado.
El resultado es aproximadamente 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos. La gran mayoría de esos hombres y mujeres simplemente buscan una vida mejor para sí mismos y sus hijos. Muchos se quedan en sectores de la economía con salarios bajos; trabajan arduamente, ahorran y no se meten en problemas. Pero debido a que viven en la clandestinidad, son vulnerables a empresas inescrupulosas que pagan menos del salario mínimo o trasgreden normas de seguridad laboral, y esto coloca en injusta [des]ventaja a las empresas que cumplen con dichas normas y a los estadounidenses que exigen con razón el salario mínimo o sobretiempo. No se denuncian los crímenes, ya que las víctimas y los testigos temen apersonarse. Y esto dificulta que la policía capture a los criminales violentos y que mantenga seguros los vecindarios. Y se pierden miles de millones en ingresos tributarios todos los años debido a que se paga por lo bajo a los trabajadores indocumentados.
Y lo que es más importante: la presencia de tantos inmigrantes ilegales se mofa de quienes pasan por el proceso de inmigrar legalmente. De hecho, tras años de soluciones y modificaciones en forma de parches incongruentes, el sistema de inmigración legal tiene tantos defectos como nuestras fronteras. El trabajo acumulado y la burocracia implican que el proceso puede tardar años. Mientras un solicitante aguarda aprobación, a menudo se le prohíbe que visite Estados Unidos, lo que significa que los cónyuges se ven forzados a pasar muchos años separados. Altas cuotas y la necesidad de abogados pueden excluir a solicitantes dignos. Y aunque les damos a estudiantes de todo el mundo visas para obtener grados de ingeniería e informática en nuestras mejores universidades, nuestras leyes los desalientan de usar esas aptitudes para iniciar un negocio o impulsar una nueva industria aquí mismo en Estados Unidos. En vez de capacitar a empresarios para que generen empleo dentro de nuestras costas, entrenamos a nuestros competidores.


Última edición por Genaro Chic el Lun Jul 05, 2010 9:54 pm, editado 1 vez

Genaro Chic

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La ruina económica de hoy comenzó a fraguarse hace diez años

Mensaje  Genaro Chic el Lun Jul 05, 2010 3:56 pm

Creo que poco a poco nos vamos acercando a una contemplación más clara de la crisis económica que tanto nos llama la atención –y con razón- en España: el problema somos los propios españoles, que en líneas generales, compartimos la mentalidad de consumo, pero no la de trabajo conducente a la generación de los medios de dicho consumo.
Durante largos años, bajo la dictadura militar de Franco, se nos obligó a trabajar en un marco paternalista en el cual los obreros estaban protegidos (la patronal se empeña en que hay que terminar con ese proteccionismo franquista (http://www.publico.es/espana/220697/aguirre/tilda/franquista/marco/laboral/espanol ) pero al mismo tiempo sujetos a una fuerte disciplina familiar en la cual el hijo-trabajador no podía levantar la voz al padre-patrón ( http://www.iucm.org/index.php?option=com_content&view=article&id=830:pleno-gordo-acusa-a-aguirre-de-querer-una-reforma-laboral-que-deje-manos-libres-a-los-empresarios-y-un-modelo-sindical-franquista&catid=1:noticias&Itemid=34 ).
Llegados a ser la 10ª potencia industrial, hubo quien pensó que nuestra mentalidad había cambiado en pos de una mayor productividad y que estábamos preparados para entrar de pleno en el régimen liberal de mercado. Nuestros antecedentes de buenos chicos hizo que se pensara que esto era plenamente posible y, sin tener en cuenta la historia sino sólo los intereses del mercado, se nos facilitó dinero abundante, que nosotros dedicamos –en general- a mejorar nuestras condiciones materiales de vida, dejando de lado la odiosa época en que se nos obligaba a esforzarnos (y con una moralidad eclesial-represiva en el plano sexual, que, como señalaba G. Bataille, es la mejor para dedicar la atención al trabajo). El sistema educativo –en el plano de la nueva moral “progresista” y liberadora de las represiones- se vino abajo, y nuestra productividad, falta de inversión verdaderamente rentable en este plano, se hundió hasta los niveles actuales. La entrada de los inmigrantes baratos y no cualificados fue sólo un parche que aprovechó el afán patrimonialista –antiguo- del español, como he comentado en otro lugar (http://prestigiovsmercado.foroes.org/economia-de-prestigio-y-economia-de-mercado-f1/los-pigs-somos-en-general-bastante-antiguos-el-maldito-tripalium-t26.htm ). Ello al final nos llevó, en un marco propicio financiero internacional, a un endeudamiento privado del que ahora no sabemos cómo salir. Es lo que refleja el artículo que copio a continuación:
¡Es la deuda privada, estúpido!
A estas alturas creo que a nadie se le escapa que la situación de la economía española es muy grave. Quien más y quien menos está sufriendo los efectos de una crisis de la que, aún a día de hoy, el Gobierno sigue empeñado en no desvelar en sus verdaderas dimensiones y causas.

Y es que si por algo se caracteriza la gestión realizada de la crisis por este Gobierno, más allá del nivel de improvisación permanente con el que opera, es por la absoluta falta de transparencia de cara a la ciudadanía acerca de sus razones auténticas, lo que provoca que ésta se encuentre, cuando menos, confundida y, en consecuencia, mermada en su capacidad de articularse y resistir.
Así, nos habían contado que estábamos ante la versión nacional de una crisis financiera internacional. Sin embargo, los datos nos dicen que en este país no ha quebrado ni un solo banco(recordemos tan sólo se han intervenido dos cajas de ahorros), frente a los 239 bancos que han quebrado en EEUU desde 2008.
Si la crisis era financiera, la pregunta lógica que todo ciudadano debe hacerse es por qué ninguna entidad financiera está pagando las consecuencias de su excesiva propensión al riesgo o, lo que es lo mismo, por qué los bancos en España no pueden quebrar y en el resto del mundo sí.
Desde el Gobierno esa pregunta se abortó, incluso antes de que pudiera realizarse, por dos vías. La primera, sacando pecho y afirmando que el sistema financiero español era de los más robustos del mundo. La segunda, convirtiendo algo que era una verdad a medias en una verdad en versión casi completa por la vía de poner a disposición de las instituciones financieras cuantas ayudas y avales públicos se estimaran necesarios sin exigir a cambio la más mínima contribución para la reactivación de la actividad económica.
Ello ha dado lugar a la segunda versión de la crisis. Esta versión sitúa en la situación fiscal del Estado la causa de la presión que los mercados financieros está imponiendo sobre la deuda pública española. Se insiste machaconamente en que la crisis financiera ha mutado en una crisis de deuda soberana y que la salida de la misma pasa por lanzar mensajes contundentes a los mercados de que se están tomando las medidas oportunas para retornar a una senda de estabilidad fiscal. De ahí la orientación de las medidas adoptadas: alejadas de cualquier intento de recuperación económica y centradas, hasta el paroxismo, en el ajuste fiscal.

Pero, a pesar de ello, la reacción de los mercados financieros sigue siendo adversa: no se creen de la misa la mitad y con cada medida anunciada por el Gobierno crece la desconfianza, aumenta el riesgo país y se encarece el coste del endeudamiento. ¿Por qué?
Pues sencillamente porque el aspecto sobre el que se han enfocado todas las medidas gubernamentales –esto es, el ajuste de las finanzas públicas– no hace sino agravar las posibilidades de solventar el verdadero problema de la economía española, aquel sobre el que los mercados financieros tienen puesta su mirada: el endeudamiento privado y la necesidad que tienen los deudores de que se recupere la actividad económica para poder afianzar su solvencia y los acreedores para poder recuperar su dinero.
Basta con echar un vistazo al último informe del Banco Internacional de Pagos y hacer algunos cálculos para saber que los bancos alemanes y franceses acumulan casi el 62% de la deuda pública y privada española (450.000 millones de un total de 727.000 millones de dólares en la Zona Euro). Sin embargo, del total de esa deuda, la exposición de los bancos de esos dos Estados a la deuda pública española apenas llega al 18% (81.000 millones de un total de 450.000 millones de dólares de deuda).
Los datos creo que apenas necesitan explicación: los mercados financieros, de los que esos bancos son actores privilegiados, se encuentran con que el grueso de su problema no es la deuda pública española sino la deuda de las instituciones financieras y no financieras privadas.

Ahora bien, ¿por qué los mercados sancionan a la deuda soberana y no penalizan en mayor medida a los emisores privados hasta el punto de que el centro de atención ha logrado centrarse en la evolución de la primera?
Pues sencillamente porque, al contrario de lo que ocurre en Estados Unidos, en la Unión Monetaria el Banco Central Europeo (BCE) se ha negado hasta hace unas semanas a comprar deuda soberana y, por lo tanto, los Estados miembros se encuentran cautivos de las emisiones abiertas en unos mercados financieros que aprovechan cualquier dato o expectativa adversa para exigir una mayor rentabilidad.
Mientras tanto, ese mismo BCE no tiene ningún pudor en abrir el grifo de la financiación en condiciones muy ventajosas para el sistema financiero privado a pesar de que éste tiene cada vez más problemas para refinanciarse en los mercados por sus débiles posiciones de solvencia y la desconfianza existente al respecto. Baste con ver cómo los mercados bursátiles vienen castigando con mayor intensidad precisamente a las instituciones financieras y a las constructoras españolas, es decir, a las principales emisoras de esa deuda privada cuyo riesgo de impago tanto temen los acreedores europeos.
La resultante no puede ser más perversa: las dudas de los mercados sobre la solvencia de la deuda privada contagian las valoraciones sobre la solvencia pública y el Gobierno, centrándose en ésta y no en aquélla, recurre a un ajuste económico que, al estar completamente desenfocado, hunde aún más la economía y es rechazado hasta por los mercados. No me negarán que no es como para echar a correr.
Alberto Montero es profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga y vicepresidente de la Fundación CEPS.

Genaro Chic

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Conceptos de cajón: Ahí va a estar el tema.

Mensaje  DanielMC el Miér Jul 07, 2010 6:59 pm

El Capitalismo y su clase dirigente Burguesa creó, cuando la apesadumbrada vida del ser humano se adentraba en la segunda mitad de s.XVII, la sociedad de consumo. El Mercantilismo había se había equivocado en cuanto a la necesidad de concentrar riquezas. El mítico A.Smith (al que podríamos considerar algo así como el primer advenimiento del profeta del capital, porque el segundo es ese tal Leopoldo Abadía); y la experiencia de trescientos años trabajándose unos mercados internacionales, dictaminaba que en la constitución de una gran masa de consumidores estaba el secreto de la riqueza. Hacer accesible miles y miles de productos para miles y miles de bocas ahorradoras. Crear oferta para que haya demanda, ésa es la auténtica ley de oferta y demanda. Y ya que estamos acabamos con la esclavitud, porque como dijo el profeta del capital en su magna
obra, “La riqueza de las naciones”, es mejor tener asalariados que consumen a ociosos esclavos. ¡qué grandes plusvalías nos esperan desde hoy!, le dijo un Burgués a otro en el club mientras jugaban al Billar o Cartas al más puro estilo W.Fog. Bonitas palabras y gestos la de los Liberales, son gente admirable. Producir desorbitadamente para consumir, he ahí el secreto del Capitalismo.


Los Burgueses controlan los gobiernos (Revolución Francesa, Parlamentarismo Británico, Revoluciones Altánticas, Revoluciones Liberales s.XIX) hacen y deshacen conteniendo al proletariado con medidas que están encaminadas a frenar el “movin social”. Estabilidad política equivale a estabilidad económica, cualquier economista de tres al cuarto lo sabe. Si los Burgueses manejan la economía de los Estados y los Burgueses manejan a los Estados ¿por qué los trabajadores tienen que sentir suya una economía y un estado que no sirve a sus intereses reales?. Tan sólo personas con las mentes contaminadas con tan ardua y trabajada cantidad de mensajes basura capitalistas pueden sentirse propietarios de una economía que no les pertenece y que jamás, ¡nunca!, tuvo como objetivo la igualdad política, económica y social. ¿Debemos sentirnos
orgullosos y herederos legítimos de estos Estados? Hay que estar muy enfermos de consumismo para tragarnos toda esta basura.

La economía del Estado español es propiedad de los grandes empresarios que manejan
los partidos políticos burgueses ¿Quién niega hoy día la existencia de los lobbies? Máxime cuando para las próximas elecciones los partidos estarán obligados a presentar la lista con las empresas que los apoyan, ¡EL DESCARO ABSOLUTO!. Pero todavía habrá gente que nos diga, ¡arrime el hombro! que esto lo arreglamos entre todos. Porque encima tienen la capacidad de socializar las pérdidas, de hacer sentir a su creada e idílica sociedad de consumo culpables de lo que ocurre. Un ejemplo de lo que deciden las personas o el peatón de ayer y hoy en economía: El TLCAN fue firmado en 1994 entre Canadá, EEUU y México. Ni que decir tiene que los grandes beneficios
fueron a parar a las empresas textiles norteamericanas que se ubicaron a lo largo de su
frontera con el Estado mexicano. ¿Un indígena o campesino decide abandonar su tierra y su familia para trabajar en las fábricas 12 horas? NO, primero se les expropia las tierras y se acaba con sus formas de vida, para después amoldarlos a la sociedad de consumo de los potentes Estados. Tienes que pagar IMPUESTOS y usted no fabrica el dinero señor campesino, -le dijo el funcionario que antaño fuese hijo de campesino-. Venda sus tierras a este amable hombre de negocios y marche a la ciudad. Almenos es mejor a que se le expropie en nombre del progreso -añadió valientemente el amable hombre de negocios-.

Está claro que el ser humano que quiera seguir viviendo bajo este sistema no puede hacer otra cosa que preocuparse y desear porque sus ricos dirigentes se recuperen pronto y le pongan de nuevo en sus mesas esos jugosos productos de usar y tirar. Seguir utilizando sus medios de comunicación para hacer lo que ellos quieren que hagamos, para que estemos al día de lo que debemos hacer en
economía porque es muy importante mantener el statu quo político, económico y social. El problema es que el ciudadano no sabe, o no quiere saber, que sus ricos dirigentes sólo piensan en mercados y no en seres humanos.

DanielMC
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La ruina económica de hoy comenzó a fraguarse hace diez años

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.