¿Bikini o burkini?

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Bikini o burkini?

Mensaje  Genaro Chic el Dom Ago 28, 2016 9:46 am

            Uno de los mitos corrientes es el de considerar que una mujer que vista el famoso burka, que impide ver su cuerpo, se encuentra más reprimida que la que puede ir desnuda por nuestras calles en una manifestación sin que por ello sea procesada ni detenida siquiera. Y entiendo que es un error derivado de no tener claro que la palabra “cultura”, que caracteriza especialmente a los seres humanos, indica claramente una represión de los instintos naturales normales con vistas a hacer que nuestro paso por la vida (desde su entrada por el nacimiento hasta su salida por la muerte) sea lo más agradable y prolongada posible, precisamente por apartarnos del orden natural más evidente entre nuestros primos evolutivos. No hay, de hecho, ningún otro simio que dure tanto como nosotros solemos hacerlo en nuestra especie. Así pues, la represión, cuando es asumida voluntariamente (o sea, de forma “virtuosa”, empleando el valor o “virtus” para luchar contra nuestros propios instintos) es la base de la liberación en términos culturales. La libertad, por consiguiente, se nos muestra como un fruto de nuestra cultura, ofreciendo una perspectiva conceptual variable a medida que la cultura se va desarrollando.

           Considerado desde este punto de vista, el vestido se convierte en un indicador cultural muy interesante. Las posibilidades de análisis que presenta son numerosas: puede ser contemplado como protección contra el frío o contra los rayos solares; como elemento de distinción social o como medio de reprimir los instintos sexuales ofreciendo una barrera visible que indique que hay unas normas sociales en la utilización del sexo (todas las culturas se preocupan de forma muy especial por controlar la entrada en la vida –sexo- y su salida –muerte-, estableciendo los tabúes matrimoniales o de ejecución de sentencias capitales). Estas y otras perspectivas no son, desde luego, disociables, pero hoy voy a prestar atención a la última. Para que una persona pueda ir desnuda por la calle es preciso haber interiorizado previamente en gran medida la represión de los propios instintos, de forma que se pueda garantizar, sin necesidad de recurrir a la violencia visible, el respeto a la persona que se manifiesta desprovista de ropa, sin que corra grave peligro de ser agredida en el plano sexual visible (los pensamientos y deseos son inevitables, con o sin burka, pero no se traducen en agresión cuando la cultura es avanzada). Preocupados por la enseñanza, no nos solemos dar cuenta que la educación consiste en hacer que un pensamiento se nos convierta en un modo de vida, en una creencia. Cuando la idea del respeto a los demás se ha metido en nosotros de tal modo que ha pasado del nivel de los juicios al de los prejuicios –o sea, se ha transformado en una creencia, en un valor social- la represión física visible deja ya de ser tan necesaria, porque la hemos aceptado a nivel interior como algo que nos autoimponemos. La libertad, en este sentido cultural, consiste en no soportar la imposición física, en no admitir que se nos venza, pero sí que se nos convenza. O sea que el vencimiento sea colectivo (con-vencer) y no de uno sobre otro.

           Se entenderá que, desde esta perspectiva, se pueda considerar que una cultura que permita que los humanos circulen desnudos está más avanzada, en el plano sexual, que otra que no ha llegado a conseguir que el respeto mutuo en ese nivel se consiga sin necesidad de ofrecer señales visibles de que el tabú sexual existe, como en cualquier sociedad estable. Los niveles de libertad son, por consiguiente, distintos, precisamente porque distintos son los niveles de represión, conscientes en un caso y subconscientes en otro. El que se pueda ofrecer una imagen más “natural” (desnuda) no implica que el grado de “desnaturalización” sea pequeño. Sobre todo cuando esa cultura ha permitido la posibilidad de disfrutar del sexo sin pensar en los trastornos no deseados conscientemente que producen los embarazos. Pero, tenido en cuenta todo esto, podemos concluir que tan libre se puede sentir una mujer que entienda que para ir segura debe llevar el burka como la que piensa que su cultura le permite lo contrario. Y viceversa, la chica que se ve obligada a desnudarse –por ejemplo, en el negocio de la prostitución- puede sentirse tan esclava como la que entiende que su cuerpo no tiene por qué esconderse tras unos vestidos que le pueden llegar a ser agobiantes.

Genaro Chic

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.