Dinero antiguo y moderno (o el peso de la deuda)

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dinero antiguo y moderno (o el peso de la deuda)

Mensaje  Enrique García Vargas el Dom Abr 21, 2013 9:45 pm

No sé si son las formas del dinero las que deciden la clase de sociedad o al contrario. Un concepto evergético de las formas de relación económica va indisolublemente ligado al uso de la moneda de plata que es una divisa más ágil y sobre todo, más "repartible". De hecho, los repartos públicos de bienes o la construcción de elementos urbanos o rurales donados por los poderosos a la comunidad tuvieron como resultado estimular la producción y el comercio (hoy diríamos, tirar de la demanda) y favorecer la circulación de la plata, por lo que en época "clásica" mercado subvencionado y mercado libre no son contradictorios, sino complementarios. Cuando se acaba la plata en el siglo II y, tras varios intentos infructuosos por convertir la moneda en un elemento fiduciario (hacer de necesidad virtud), se decide (Constantino) polarizar el aprovisionamiento de moneda entre el oro y el bronce, esto se hace en un contexto de "estatalización" en el que las aristocracias procuran controlar económicamente a la población con medidas onerosas de tipo fiscal o recaudatorio. En el sistema clásico, los mercados son abiertos y conviven monedas, el cambista tiene una función de agilizador y favorecedor de la circulación de la plata (argentarius). En el tardoantiguo, la pequeña moneda de bronce tiene por función regularizar el ingreso fiscal en el marco del mercado, al que se obliga a concurrir a comerciantes y consumidores utilizando sólo moneda aprobada por la autoridad. El papel del argentarius cambia entonces y su función es garantizar que sólo se usa moneda oficial, cambiando (con tasas abusivas) cualquier cosa (en especial oro) por el bronce que se necesita para las transacciones menudas (y para los impuestos menudos) y comprando y revendiendo este oro y este bronce al Estado (o el aristócrata urbano de turno), del que son una especie de funcionarios, con ventaja ahora para el poder político. El poder oprime al cambista y el cambista oprime al pobre. Si a eso se une, que el cambista es también prestamista o usurero (siempre lo fue), los motivos para que las poblaciones lo odien aumentan exponencialmente. Esta es la razón por la que han sido habitualmente extranjeros (sin vínculos personales con la comunidad y, por tanto, sin reparos morales al respecto) los que se encarguen de esta tan sórdida como lucrativa tarea. En nuestro tiempo, el dinero ya no existe como moneda y su forma mayoritaria es la deuda. Los proveedores de deuda, las cajas y los bancos, han cumplido ese mismo papel (intermediario fiscal entre poder y ciudadano) a la perfección. La desaparición de los vínculos comunitarios y la creación de una casta político-financiera igualmente sin vínculos ni reparos han favorecido otra vez la opresión de los nuevos usureros cuyas formas de dinero están creando de nuevo las condiciones de un mercado cautivo bajo la falsa apariencia de un nuevo liberalismo que es en realidad un neofeudalismo.

Enrique García Vargas

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 03/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.