España. La historia más grande jamás contada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

España. La historia más grande jamás contada

Mensaje  Genaro Chic el Sáb Mayo 12, 2012 11:24 am

La gente que no tiene mucha idea de números y se limita a ver los telediarios o a leer los titulares de la prensa quizá contemple sorprendida lo que está pasando en Bankia. Tantas veces se nos ha dicho que los bancos españoles gozan de excelente salud, que el Banco de España es un supervisor ejemplar y que nada había que temer, que es lógico que la mayoría de las personas no se pueda explicar cómo es posible que entonces se produzcan de vez en cuando estos episodios catastróficos que de pronto se llevan por alto a una entidad hasta entonces calificada por todos como solvente y ejemplar. Es la consecuencia de la serie de grandes mentiras que se vienen lanzando para ocultar la realidad del sistema financiero español y para disimular la estrategia que los banqueros más poderosos han ideado para salir de la crisis con más fuerza y privilegios que antes de que ellos mismos la provocaran.

Lo que está ocurriendo es el resultado de la larga connivencia entre las autoridades, los bancos y los grandes empresarios españoles, especialmente promotores y constructores. Entre todos ellos montaron un negocio extraordinariamente lucrativo en torno a la burbuja inmobiliaria de los últimos años, propiciada a su vez por los bajos tipos de interés que necesitaba Alemania. De 1992 a 2007 el crédito total de los bancos y cajas españolas pasó de 88.500 millones de euros a 1,07 billones y de ese incremento algo más del 60% fue a parar a la construcción y la vivienda.

Como los depósitos que recibían eran claramente insuficientes para proporcionar ese crédito, las entidades financieras españolas se endeudaron con bancos extranjeros, pasando el crédito recibido de 78.000 millones a 428.000 millones en el mismo periodo.

Es importante entender que este incremento impresionante del crédito no es sino la misma cosa que el incremento impresionante del negocio bancario, que consiste en crear deuda. Y fue para poder conseguirlo que los bancos han estado imponiendo políticas de liberalización del suelo, de fomento de la compra de vivienda, de privatización de los fondos de pensiones, o de moderación salarial y bajos ingresos para que las familias y las pequeñas y medianas empresas se vieran más obligadas a endeudarse. Todo ello es lo que impulsaba la demanda de crédito, es decir, lo que iba alimentando el negocio de los bancos.

Pero al hacer esto, las entidades financieras fueron incurriendo en riesgos crecientes: elevaban artificialmente, mediante sus tasadores, el valor de los negocios que financiaban y el precio de los pisos y daban créditos cada vez más arriesgados. Cuando la crisis estalló llevándose por los aires la burbuja inmobiliaria o disminuyendo la capacidad de pago de los deudores e hipotecados, la morosidad se multiplicó y la banca comenzó a acumular activos que perdían rápidamente valor. Perdía capital y dejaba de cobrar créditos, mientras que seguía obligada a pagar los que había recibido del exterior.

La patronal bancaria consiguió enseguida que las autoridades europeas autorizaran cambios en la normativa contable para que los bancos pudieran disimular esas pérdidas, dejándoles que consignaran en sus balances el valor que tenían cuando fueron adquiridos y no el de mercado actual. Gracias a ello se ocultaban la descapitalización ingentes que su pérdida de solvencia. Y gracias a la generosa financiación y a las facilidades que recibían del Banco Central Europeo, iban haciendo negocio con la deuda (en lugar de financiar a la economía) y, sobre todo, se iban desprendiendo de activos malos al ir entregándolos a cambio de la liquidez que recibían.

Las autoridades han amparado los intereses de los banqueros permitiendo que no tengan que mostrar claramente su quebranto patrimonial, así que no sabemos realmente qué magnitud real tiene. Pero de ella puede dar idea el hecho de que su solvencia siga estando bajo mínimos y que sean incapaces de volver a funcionar normalmente a pesar de haber recibido cientos de miles de millones de euros del Banco Central Europeo.

En lugar de poner al descubierto lo que estaba pasando y hacer que cada uno hiciera frente a sus responsabilidades, las autoridades cedieron a las presiones de los banqueros y asumieron que la solución para salvarlos sería acabar con la parte más débil del sistema para que los grandes bancos privados pusieran fortalecerse repartiéndose el mercado que dejaban. En nuestro caso esa estrategia consistiría en ir desmantelando las cajas de ahorros, que suponían prácticamente la mitad del mercado, y que podían utilizarse fácilmente como chivos expiatorios al haber estado ligadas en gran parte a una clase política, con razón, cada vez más desprestigiada.

La estrategia ha sido cuidadosa y muy bien urdida. Sorprendentemente, en un periodo en que no había consenso alguno entre PSOE y PP, ambos partidos se pusieron de acuerdo en cuestión de días para aprobar una ley de cajas que, a diferencia de lo que se hacía con los bancos privados, las obligaba a “desnudarse” patrimonialmente hablando. De esa manera resultaría inevitable que mostraran su insolvencia y carencias de capital y, por tanto, que tuvieran que recurrir a las soluciones de urgencia que la propia ley contemplaba: diferentes formas de fusiones entre ellas que irían aclarando el mercado.

En ese proceso las autoridades volvieron a actuar con la misma complicidad con las entidades financieras privadas que tuvieron años antes cuando dejaron que acumularan el gran riesgo que luego ha generado los problemas que ahora sufrimos, con tal de que aumentaran sin parar su negocio y sus beneficios. Así, tanto el Banco de España como la Comisión Nacional del Mercado de Valores o el gobierno impulsaron y permitieron que se llevaran a cabo fusiones entre cajas en condiciones que llevaban consigo más problemas futuros que los que decían querer resolver. Lo que era lógico si lo que sería no era salvar a las cajas sino justamente lo contrario, acabar con ellas para que o bien fuesen absorbidas posteriormente por bancos privados, que desparecieran o que redujeran al mínimo su presencia en el mercado.

Por referirme al caso de Bankia, recordaré que se alentó su fusión con Bancaja haciendo la vista gorda ante las ocultaciones y valoraciones inadecuadas que iban detrás de ésta última, dejando que la nueva entidad resultante naciera con una losa que le iba a hacer imposible salir adelante. Hoy día, por ejemplo, el 80% de los morosos de Bankia proceden de Bancaja.

Más tarde, se impulsaron salidas a Bolsa realmente impresentables, por no calificarlas de manera más fuerte, que han supuesto un auténtico engaño para los suscriptores, la inmensa mayoría de los cuales han registrado ya pérdidas sustanciales en su inversión, y una capitalización prácticamente fallida de las entidades.

Era imposible que Bankia, como seguramente le va a ocurrir a otras entidades procedentes de antiguas cajas de ahorros, saliese adelante en las condiciones en las que estaba. Sería imposible que lo hiciera prácticamente cualquier banco o caja de ahorros español si se le obligase a valorar correctamente sus activos. Pero mucho menos lo era Bankia desde que arrastraba a Bancaja con ella. Si bien esto no puede exculpar a los dirigentes y directivos de la antigua Caja de Madrid, una de las entidades que en mayor medida ha estado sujeta al poder caciquil y que más habitualmente ha practicado la manipulación de los valores reales de los activos para incrementar a su antojo el crédito en beneficio de promotores, constructores y grandes empresarios amigos, además de ser una de las que ha engañado a mayor número de clientes con cláusulas escondidas, participaciones preferentes, swaps, etc.

Lo que ocurrirá en los próximos días, o incluso horas, estaba previsto: se trata de ir avanzando en la línea de poner todo el mercado financiero a disposición de los grandes bancos. Ahora se “nacionalizará” el capital contaminado de Bankia mientras que se dejará expedito el camino para que en un futuro más o menos inmediato el capital limpio sea absorbido por otras entidades o se mantenga como una entidad jibarizada.

Luego se hará lo mismo con otras cajas bancarizadas. Poco a poco, para que todo parezca un accidente. Salvo que los acreedores extranjeros se vayan poniendo nerviosos, o que los especuladores se agiten más de la cuenta sobre la deuda pública, que a la vista de lo que va a ocurrir con Bankia, cada vez es más evidente que es el resultado de un expolio conscientemente organizado para salvar los privilegios de los banqueros y no, como dicen, del despilfarro en derechos sociales y bienes públicos. Si se complican las cosas y si el gobierno de Rajoy sigue manifestando que solo sabe actuar mediante la improvisación y las contradicciones constantes, perdiendo legitimidad y apoyo social por momentos, es posible que todo se adelante y que se imponga desde fuera el rescate generalizado de los bancos españoles para que éstos paguen sus deudas a los alemanes y franceses. Ah!, perdón, quería decir, el rescate “de España”, ya saben.

Juan Torres: "Bankia: todo sigue como estaba previsto"

http://juantorreslopez.com/impertinencias/bankia-todo-sigue-como-estaba-previsto/

COMENTARIO MÍO: No creo que se pueda acusar a los inteligentes de tener estúpidos frente a ellos.

He tratado con anterioridad sobre el papel corruptor del endeudamiento como medio de transformar una sociedad en http://prestigiovsmercado.foroes.org/t93-el-timo-del-progreso-a-traves-del-endeudamiento

Genaro Chic

Mensajes : 520
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España. La historia más grande jamás contada

Mensaje  Genaro Chic el Dom Mayo 13, 2012 12:35 pm

Me pide Jorge, al no haberlo podido hacer él por dificultades técnicas, que copie su respuesta:

Juan Torres hace una lectura unidireccional de la situación. En ella subyace una intención de relacionar causa -efecto. No basta. La actual economía se vincula directamente con el capitalismo globalizado. Es complejo. Algunos lo llaman cognitivo. Desde este punto de vista, el capitalismo no está en crisis sino en su máximo apogeo. Ha conseguido acelerar el proceso de enriquecimiento (el dueño de Facebook, consiguió ser archi super millonario en menos tiempo que W. Gates y éste lo consiguió en un tiempo al menos diez veces menor al que empleó Ford) y al mismo tiempo ha conseguido convertir en consumidores a todos los habitantes del planeta en menos de cuarenta años. En los mercadillos de Malabo, de Lagos o de los barrios marginales de la ciudad de México se consumen productos de mala calidad pero baratos, producidos en China. En estos lugares todos quieren tener un móvil, una radio y un televisior y si no lo tienen se lo regalan. Así procedió Google. Regaló móviles a millones de desarrapados de la India bajo el pretexto de ayudarles a conseguir atención sanitaria de urgencia (según la Fundación de Google). En realidad era la forma de obtener información que podía venderla a las farmacéuticas o a los gobiernos, etc, etc. Quiero decir que la economía actual es global y compleja.

No se por qué no se usa la metáfora de Lorenz. También en economía, el "aleteo de una mariposa puede causar una gran tormenta en Pekin". En efecto, a partir de la quiebra de Leman Brothers, etc. 2007-2008 (aleteo de una mariposa) se desató la gran tormenta en Europa.

Si yo fuese banquero mi norma de comportamiento sería "ganar lo máximo posible en el menor tiempo, caiga quien caiga". Habría hecho bien en endeudarme, en ofrecer créditos, en inventar "productos financieros", etc. porque incluso de la quiebra, no solamente he salido libre de castigo sino que voy directamente a gobernar países: España (Guindos), Italia (Monti), Grecia (Papademos), los tres, altos funcionarios de los bancos usamericanos quebrados. No se diga en EE.UU. Basta ver Inside Job http://www.cinetux.org/2011/03/ver-pelicula-inside-job-online-gratis.html

Todo ello después de haber guardado las ganancia producto del robo, del desfalco, etc. etc., en los páraísos fiscales. No hay delincuente o banquero que se precie que no tenga el dinero en PARAISOS FISCALES, en Suiza o en los dos sitios (Undargarín, Botín, Roldan, narcodólares, etc). Los gobiernos lo saben pero solamente tienen la capacidad de invitarlos a que traigan su dinero a España y que les perdonarán los posibles castigos. Ni aún así. ¿Por qué no se eliminan los PARAISOS FISCALES?
Desde la óptica de los perjudicados: trabajadores y "esclavos virtuales" (nuestras imprescindibles actividades, dígase consultas en Google, son registradas y convertidas en productos (bases de datos, informes, etc.) que se venden. Google llegó a identificar a los usuarios chinos que se oponían al gobierno. Entregó sus nombres y a cambio pudo seguir operando en ese mercado de más de mil millones de posibles usuarios).

Ya digo, desde la óptica de los trabajadores, estamos en crisis. Es cierto. Crisis debido al cambio de paradigma. Está vigente pero ya no es predominante el NOSOTROS como fue durante la primera revolución industrial sino del YO, el individualismo, el egoismo, el consumidor (cuanto más consumes, más éxito has tenido. Cuando compras o consumes no tienes necesidad de pensar en el otro, en los demás) el sálvese quien puede, el liberalismo que en EEUU incluso está fortaleciendo a los grupos de ANARCOLIBERLISMO. Dicen que el gobierno en EE.UU es el más intervencionista del mundo. Lo dicen y se quedan tan panchos porque solamente creen -he dicho creen- en EL MERCADO, en el libre mercado, en que éste, como Dios todo lo puede si lo dejan libre de ataduras, de controles y de reglamentaciones. Lo que tácitamente dicen es que los países bien pueden ser gobernados/ administrados como una empresa. En la práctica no les falta razón. Hace diez años lo insinuó Gore Vidal. ¿Quines nos gobiernan? R. Rato y el esposo de Cospedal son accionistas de QUIRON, la empresa que se está haciendo cargo de la gestión de los hospitales en Valencia, Madrid y Castilla la Mancha (lo publicó hace pocos días PUBLICO
http://fundacionconfias.org/html12/comites12.htm). España está gobernada como una empresa a la que solalmente le importan los presupuestos, el dinero. No la gente (trabajadores) sino el capital, la pasta.

La deuda de Bankia y la crisis de las Cajas empezó cuando quebraron los bancos estaodunidenses. En los préstamos que hicieron a bancos de todo el mundo, incluyeron bonos "contaminados" (subprime). Estalló la crisis.

Pero oh sorpresa, mientras EE.UU sale de la crisis con más deuda (¿por qué los medios no lo dicen?) en Europa, porque aquél nos impone, se quiere salir de ella, ajustándonos el cinturon e incluso quieren que al mismo tiempo lo hagamos bajándonos los pantalones. No pué sé.

En suma, las cantidades que da Juan Torres, seguramente sean verdaderas pero, encierran muchísimos matices (ver glosario de El País para entender la intervención en Bankia). Si estos no se explican (complejidad, inter-relación), se insisitirá en formas superadas de interpretar los hechos, la historia.
El actual capitalismo se ha radicalizado, se está haciendo fundamentalista.

¿Qué hacer? Convertise en una piedrita en su zapato insinua Onfrei

Salud

Genaro Chic

Mensajes : 520
Fecha de inscripción : 02/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España. La historia más grande jamás contada

Mensaje  FabiánPP el Miér Mayo 16, 2012 10:13 pm


Frente a un punto, su contrapunto. Esto leí en el blog de Jesús Encinar. Ni la pose progresista, ni el seguidismo a los grandes engranajes de la economía: realismo y pragmatismo que permitan los servicios y la solidaridad, y no su colapso.

“Los mercados somos todos. En el momento que decides abrir una cuenta en un banco y no en otro, estás tomando decisiones financieras. Cuando decides tener tus ahorros en euros y no en libras o dólares, estás tomando una decisión financiera. Cuando aseguras tu coche a todo riesgo con una aseguradora o sólo a terceros con otra, estás tomando una decisión financiera. Cuando decides gestionar tu dinero, no gestionarlo, o dejar que tu banco lo haga por ti, estás tomando una decisión financiera. Cuando decides alquilar una vivienda o comprarla, estás tomando una decisión financiera. Si firmas una hipoteca, estás tomando una decisión financiera. Si pagas algo con tarjeta de crédito, o compras a plazos, o envías dinero a una ONG en África, estás tomando decisiones financieras. Incluso si no trabajas, no tienes dinero y vives de un subsidio de desempleo... estás tomando una decisión financera ¡otro tiene que pagar por ti! Los mercados no son los otros, somos nosotros.

Los mercados no son unos malvados señores de corbata en rascacielos dominando el mundo como en las películas de superhéroes. Lo quieras o no, todos somos parte de la economía, igual que todos respiramos oxígeno o todos vivimos en este planeta. No hay manera de no ser parte del mercado. Con todas tus decisiones estás formando parte de los mercados financieros. Si delegas la decisión en tu banco, en tu fondo de pensiones, en una gestoría o en el señor que te hace los seguros, es decisión tuya. Pero que no te quepa duda: Tú eres el mercado.

Igual que con tu voto, abstención o voto nulo estás participando en una democracia, con todas tus decisiones financieras estás participando en la economía global.
Si no compras deuda pública española, estás también tomando una decisión financiera. Si los señores que despotrican contra las agencias de calificación están tan convencidos que la deuda de los países europeos es mucho más segura de lo que las agencias dicen... bien fácil, pueden invertir todo su dinero en esa deuda. Así funciona el mundo. Si tienen razón ganarán dinero, si se equivocan lo perderán. Unos compran y otros venden.

El valor de las agencias de calificación es precisamente que han acertado en el pasado. Si se equivocasen sistemáticamente los inversores dejarían de confiar en ellas. ¿Han cometido errores? Por supuesto. ¿Han sido engañadas? Sin duda. ¿Pueden equivocarse de nuevo? Sin duda. Su función es decir qué tiene más riesgo y qué tiene menos según su opinión. Las decisiones de comprar o no la deuda de un país u otro no es suya.

Echar la culpa a las agencias de calificación de la rebaja de la deuda de un país, un banco o una comunidad autónoma es como culpar a tu médico de que te suba el colesterol. Ellos miden lo que tú haces, no es culpa suya ser portadores de malas noticias. El derroche de los políticos, el despilfarro autonómico, el fraude a la seguridad social, la evasión fiscal, la connivencia entre políticos y oligarcas y todos los demás males que afectan a nuestro país... no son culpa de las agencias de rating. Ellas simplemente miden y dan su opinión. No podemos culpar al espejo de dar una imagen fea de nosotros mismos.”

En www.jesusencinar.com, “Ni los mercados ni las agencias de calificación tienen la culpa de la crisis.” publicado el martes, 20 diciembre de 2011.

Creo que nos quedamos como estúpidos cuando vemos tanta inteligencia desperdiciada… unos y otros. La realidad política y económica es tozuda, y la realidad social finalmente una comparsa de las primeras. Lo mejor es una buena cura de realismo, pero ¡ahh! ese realismo igual no da votos, y te obliga a ponerte de perfil para no salir en la foto.

Si te prometen que hay otras soluciones, van y al final hacen lo mismo (Griñán y sus secuaces), pero, increíble, si hay que criticarlos se les critica sin sonrojarse (Arenas y sus complices), porque la realidad finalmente es una, y el pensamiento ideologizado múltiple: nos demuestran de nuevo que todo es una pose clientelista y para la parroquia.

FabiánPP
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: España. La historia más grande jamás contada

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.